Publicidad

Credit Suisse: “el oro es un refugio ante un desapalancamiento financiero”

La actual valoración del metal precioso es "anormalmente barata"

“El oro es un elemento químico cuyo número atómico es 79. Está ubicado en el grupo 11 de la tabla periódica. Es un metal precioso blando de color dorado. Su símbolo es Au, del latín aurum”.

Esta es la definición que CriptomonedaseICO encontró sobre este metal, el cual es y ha sido históricamente uno de los grandes activos refugio.

Ahora, la fiebre por este metal precioso vuelve, y uno de los bancos de mayor tradición, el Credit Suisse aconsejando comprarlo como defensa ante lo que califican “un extremo desapalancamiento financiero”.

El informe de la entidad suiza viene firmado por Andrew Garthwaite, que ofrece una serie de motivos por los cuales merece la pena volver a invertir en oro para diversificar y asegurar nuestro dinero ante posibles tormentas.

De primero, el analista de Credit Suisse cree que la actual valoración del metal precioso es “anormalmente barata” según todos los parámetros.

De segundo, Garthwaite señala a varios títulos relacionados con el oro y a los que ve potencial de subidas: Newcrest Mining, Newmont, Endeavour Mining, Perseus, Regis Resources, St Barbara, Agnico Eagle Mines, Barrick Gold, Kinross Gold y Yamana Gold.

Como metal precioso, desde el banco suizo subrayan que el oro está en el nivel más bajo de su emparejamiento a 10 años respecto a la plata y otras materias primas industriales.

Además, cotiza un 20% por debajo de sus máximos de 2011 en términos reales. Según las proyecciones de Credit Suisse, el oro puede subir al menos un 7% desde sus niveles actuales.

Por si estas cifras no fueran suficientes para convencer a los inversores, Garthwaite recuerda que el oro es la mejor protección contra ese citado “extremo desapalancamiento financiero”, es decir, contra el hecho de que los bancos centrales pierdan el control de la situación y los mercados se vengan abajo.

Desde el análisis técnico, Bolsamanía, recuerda que “desde los máximos históricos que el oro marcó en agosto del pasado ejercicio el precio se encuentra inmerso en un errático movimiento correctivo (fase de reacción) dentro de una clara tendencia alcista de fondo, o primaria”.

Dicho esto, “desde los máximos históricos que marcó en agosto tenemos máximos y mínimos decrecientes, de lo que se deduce que existe una importante zona de control (resistencia en este caso) en el último máximo decreciente (1.916,50 dólares)”.

“Por encima de esta comenzaremos a mirar al otro con otros ojos, en el sentido de que daríamos por terminada la fase correctiva y por lo tanto es probable que el ‘metal precioso’ pusiera rumbo de nuevo a los máximos históricos (2.075)”.


Los comentarios están cerrados.

+ +